Crítica: Capitán América: El soldado de invierno

captain_america__the_winter_soldier_by_phetvanburton-d78e7b0Marvel continúa su implacable y perfectamente estudiado esquema de los Vengadores con esta segunda parte de El Capitán América. En ella Steve Rogers sigue con su lenta adaptación a una época que no es la suya. Trabaja para The Shield y pronto comprobará que las cosas no han cambiado demasiado en todo este tiempo. Como personaje nunca he terminado de empatizar con él. Es un super héroe con todas las letras y su honestidad e integridad son intachables pero sigue siendo tan frío como cuando salió del bloque de hielo. Incluso su colega Thor, todo un Dios, es más cercano al espectador que él.

La película es mucho más entretenida que la primera parte aunque cuenta con un guión un tanto confuso y unas escenas de acción cuerpo a cuerpo demasiado Paul Greengrass, es decir q tenemos q intuir lo q pasa porque los movimientos de cámara son insufribles. Eso sí, los efectos especiales están a la altura, una cosa no quita la otra. Un presupuesto de 170 millones de dólares es lo que tiene. También se jactan de que el director ha intentado construir lo máximo posible los decorados y que los actores rodaran la mayor cantidad posible de escenas de acción para dar más realismo al asunto. Prueba superada.

El tema The Shield y esa conspiración encubierta con Hydra de fondo están bien y permiten enlazar estos dos capítulos pero me parece un poco impuesto por Disney para levantar la moribunda serie basada en la compañía de Nick Fury, que seamos realistas, no interesa a nadie. Lo positivo q sacamos de esto es poder disfrutar más de Samuel L. Jackson incluso con una setpiece bastante potente estilo el coche fantástico.

He echado de menos un poco más de comedia o para ser más precisos un personaje como el de Darcy Lewis en Thor (Kate Dennings es única como estamos comprobando cada semana en 2 broke girls). Eso quizá nos habría hecho olvidar la inexistente química entre Steve y Natasha. Al menos ella empieza a mostrar sus motivaciones y aspectos más interesantes con sus diálogos porque tanto en Iron man 2 como en los vengadores lo único que hacía era repartir a diestro y siniestro con cara de mala leche.

El que no tiene tanta suerte es Sam Wilson (Anthony Mackie) que está ahí simplemente para atraer al publico afro-americano, como ya pasaba con war machine. Se nota demasiado. Su personaje no aporta nada, un par de escenas de vuelo bastante vistosas pero en cuanto le rompen las alas adiós muy buenas. Los villanos por su parte ejecutan con bastante más gracia su papel, incluso el soldado de invierno aunque no aparece tanto como podríamos esperar por el subtítulo de la película.

Conclusión: sin duda el soldado de invierno es mejor que su antecesora en casi todo y como blockbuster cumple de sobra pero me ha dejado un poco indiferente. Me da la sensación que es un capítulo de los vengadores descafeinado. No destaca en fotografía (suele pasar con Marvel) y no hay una sola gota de sangre para mantener evitar el pg-13 pero eso ya se da por hecho. Muy bueno el cameo de Stan Lee y genial la escena post-créditos de Josh Wedon en la que nos presentan a los gemelos, los hijos de Magneto encubiertos en Marvel por no tener los derechos de los mutantes. Y ojo que hay otra escena más así que prohibido levantarse hasta el final.

Nota: 7,5